Naturaleza


CARACTERISTICAS:

Sugiero al observador que comience a apreciar esta obra focalizando el sector ubicado desde la mitad hacia abajo, sobre su lado derecho.
Luego de unos instantes de haber fijado la vista en este espacio, percibirá una tridimensionalidad. Verá el tronco de un árbol con su corteza color verde y, por momentos, por ausencia de la misma, su interior rojo flúo, su energía.
Dirija ahora su vista hacia el centro, siempre en el plano inferior. Recorra el perímetro de la mancha rojo flúo. Con un par de vueltas percibirá otra tridimensionalidad. Esta vez la energía es la de la propia tierra.
Distintas representaciones para un mismo elemento: la vida.
En el plano superior, un paisaje.
Observe ahora el conjunto, árboles que, a través de sus raíces, se alimentan de la energía que surge desde el plano inferior. Un cielo celeste que hace de contención del todo. Se integran los dos planos.

RESIGNIFICACION DE LA OBRA

Para la realización de esta obra me inspiré en el trabajo discográfico titulado "Ovo" de Peter Gabriel lanzado a principios del año 2000.
"Ovo" es la historia de tres generaciones de una familia. Plantada en tres actos, el primero de ellos focaliza el período agrícola en un tiempo pasado. El segundo acto gira entorno de un presente industrial. Finalmente, el tercero, se traslada hacia el futuro integrando naturaleza y tecnología.
A lo largo de este recorrido temporal, surge la manera como el progreso modifica el entorno de esta familia, como así también sus propias relaciones internas de grupo.
En mí produjo una fuerte toma de conciencia acerca de la importancia del cuidado del medio ambiente.

En este marco comencé a pintar "Naturaleza".

Encuentro una fuerte relación entre "Naturaleza" y otra obra mía, Sin título del año 1993, un óleo de 70 cm por 70 cm y que actualmente es propiedad de un particular.
En aquella obra surgió, desde la abstracción expresiva, un paisaje.
Se puede observar un corte transversal de la tierra en donde, separadas por la superficie, quedan bien definidas dos partes: la inferior del cuadro simbolizando el interior del planeta y la superior, un típico paisaje terrestre.
Según la opinión de quien finalmente la adquirió, la obra es la representación de los extremos, el bien y el mal planteados como absolutos únicos, sin matices intermedios. (Sin título, 1993 puede ser apreciada en este sitio haciendo clik aquí)

Aquí nuevamente un paisaje y dos planos, a siete años de aquel óleo.

A diferencia de la anterior obra, en "Naturaleza" los planos se complementan, interactúan en una relación de equilibrio.
El gran aporte que me entregó "Naturaleza" es su contribución a la caída de conceptos lineales como son los extremos absolutos generando el espacio necesario para el surgimiento de una óptica distinta, que admite múltiples instancias relativas, según el enfoque y el punto de vista con que se las encare. Un abanico de matices no concluyentes. Un continuo fluir.

Como analogía observemos justamente lo que sucede en la naturaleza. El ecosistema, como elemento único, implica una multiplicidad de interrelaciones en equilibrio.
Este equilibrio es en ocasiones alterado por "el progreso", provocando desequilibrios que, con certeza, con el paso del tiempo y la recurrencia de dichas alteraciones, están siendo irreparables.

¿Cuál será el límite? ¿En qué consiste realmente este "progreso"?

Claramente se trata de una visión lineal de progreso que no admite otro punto de vista que no sea su justificación para escapar de su opuesto absoluto, el fantasma del "atraso".
Deviene así este progreso, paradójicamente, en la fuente de atraso real. Esto es de nuestra propia extinción a partir de la extinción de nuestro hábitat.

En términos generales diría que, planteadas las ideas como extremos únicos y absolutos, estos extremos tienden a confundirse, a mezclarse en una relación de causa y efecto. Han quedado de lado los matices, se ha perdido objetividad, se ha atentado contra el equilibrio.
Si dejásemos de lado los miedos que nos llevan a posiciones extremas y absolutas y nos permitiésemos transitar los matices, aún a riesgo de equivocarnos, con una actitud más objetiva, sin ataduras a preconceptos, replanteando continuamente nuestras ideas, las cuales muchas veces no son siquiera propias sino que han sido programadas en nuestras mentes por la sociedad, seguramente creceríamos como seres humanos, restableciendo el equilibrio en nuestras vidas, equilibrio con el que hemos nacido como miembros de esta gran aldea, la Naturaleza.

Anterior
Textos
Próximo
Obra anterior
Obras Proxima obra

Volver
Gustavo Eglez   Gustavo Eglez   Gustavo Eglez   Gustavo Eglez   Gustavo Eglez   Gustavo Eglez Gustavo Eglez Gustavo Eglez Gustavo Eglez
Gustavo Eglez

Gustavo Eglez (sitio profesional)